Bienvenidos y bienvenidas...



Como tantos y tantos otros, este quiere ser un espacio de comunicación, de libertad en el respeto y de enriquecimiento...

Espero que en tu camino encuentres aqui algo de interés, que puedas volver y en cualquier caso, que tras tu marcha,
tengas un buen viaje.

Siempre agradeceré que, a tu paso, dejes tu opinión, tu comentario, no importa si favorable o contrario, pués así sabré que no hablo solo y que espero, además, respuesta.

Muchas de las entradas irán acompañadas de imágenes... Si alguna te gusta, haz click sobre ellas y se aumentarán, pués en el blog se ven reducidas y pierden algo de calidad. Se abrirá un visualizador de Blogger donde podrás ver todas las imágenes de la entrada completa. Ciérralo para volver al blog.



martes, 20 de marzo de 2012

Cuando vinieron a por mi....

Hola a todos:

Un parón de varios días en el blog, y es que estuve bastante ocupado con unos cursos que espero me ayuden a mejorar mi situación actual... No me déis las gracias por no añadir a vuestro esfuerzo cotidiano el de soportar mis comentarios, pués hoy que tengo un rato vuelvo a ello y esta entrada es de esas que no serán muy populares.

El otro día, meditaba yo sobre lo que más tarde os expongo, cuando vino a mi memoria un poema que sólo recordé incompleto... Lo busqué, pues cuando lo conocí, me impresionó bastante. Con vuestro permiso...


Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista...

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata...

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista...

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judio...

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.



En realidad, no es un poema... forma parte de un sermón. Su autor es Martín Niemöller y estos versos, en diferente orden y con bastantes variaciones, -pués a menudo ha sido versionado y citado-, se han adjudicado a veces, erroneamente, a Bertolt Brecht.

(Fuente:Wickipedia)

No sólo por el significado intrínseco de sus palabras me causó impresión, sino por la historia que tras el se encierra y que al volver a buscarlo, refresqué.

Su autor, alemán y pastor de la fé luterana, cursó carrera militar alcanzando grado de mando y dirigiendo incluso alguna unidad militar en su momento. En sus inicios, llegó a simpatizar con la política anticomunista, antisemita y alemán nacionalista de un ser que poca referencia merece, pero que las tiene todas: Adolf Hitler.

Pero llegado el momento, su fé y su iglesia empezaron a sufrir las consecuencias del triunfo de semejantes ideas y muchas personas allegadas sufrieron persecución, hasta el punto de que oficialmente se vetó que las personas sospechosas de un pasado relacionado con los judios en cualquier manera, puedieran acudir a sus templos.

Tarde, pero entendió la injusticia en la que, tan sólo por pasividad, había colaborado, y la entendió en el momento que él mismo y sus creencias, aquello que le importaba, quedó amenazado. A partir de entonces se opuso activamente a tal régimen y sufrió carcel, pasó por los campos de concentración y cuando al final, acabó todo y fué liberado, no dejó de saber que no podía volver de nuevo a lo mismo, a tener la misma actitud indiferente a los demás, y continuó como activista en el pacifismo y tuvo un destacado papel en las protestas contra la guerra de Vietnam.

Esto corresponde a un tiempo, a unas personas y a unas circunstancias concretas... pero su lección, desprendida de esos versos, -creo yo y así la siento-, es clara y diáfana: es una confesión de culpa por no hacer nada contra lo injusto, -cuando no nos afecta-, y es un lamento al momento en que llega la injusticia y se abate contra uno mismo, -por tu propia desidia-, y ya no queda nadie que te pueda defender, que pueda unirse a tí para enfrentar lo que no es debido y te toca sufrir lo que otros ya padecieron.

Fueron a por vosotros, y no hice nada... Hoy vienen a por mí, y ya no queda nadie a mi lado...

Esto se repite una y otra vez en la historia... Desde que la mayor parte de la humanidad se alejó del sentimiento de tribu, de grupo que a todos necesita para seguir adelante y en el que todos cuentan por lo que aportan y en el que todos se preocupan por todos para que nada falte, hemos olvidado que somos lo que somos y llegamos tan lejos porque otros, -muchos otros-, si se preocuparon de acudir y esforzarse cuando vinieron a por ellos.

¿Y porqué esta reflexión, a que viene todo esta disertación? Hoy ya no caen bombas, ni se fusila a nadie... al menos en nuestro entorno inmediato. ¿Porqué el amigo Jordi nos somete a este filosófico tormento?

Todos conocemos, mejor o peor, la situación actual y la solución dada por los gobiernos del mundo civilizado inmediato: Recorte de derechos, de protección y de servicios, mas pago y más impuestos... Disminuid vuestra calidad de vida para que el sistema funcione.

La lucha de siglos contra el señor feudal primero y contra el modelo económico y de vida del siglo XIX y mediados del XX, que dió lugar a la sociedad del bienestar, hoy parece olvidada. Disfrutamos hasta hoy del rédito del sacrificio y esfuerzo de otros que no lo tuvieron tan bién como lo hemos tenido nosotros y ahora que todo ello es amenazado, parece que no va con nosotros, es problema de otros y que luchen ellos... ¿no os suena? Porque el empeoramiento de calidad de vida os alcanzará a la mayoria. Y entonces, ¿quedará alguien?

Os dije al inicio que toda esta reflexión venía provocada por mis pensamientos acerca de algo, y que luego os lo exponía. Si esto ha sido el preámbulo, ¿que tostón os queda a los que seguís leyendo? Perdonad, pero dando forma a las palabras se libera la angustia, la preocupación y ese término, -ahora de voga y que de seguir así, será solo moda-, de la indignación. 

He estado muy modestamente presente, asistiendo a los movimientos de protesta del 15 M y a las manifestaciones contra recortes sociales y contra la reforma laboral... y no lo entiendo.

Foto del autor: Manifestación en Barcelona del 11/03/2012
No a la reforma Laboral y a los Recortes.


Ya comenté una vez que bajo mi humilde criterio, este sistema social es invento humano, y como tal artificial, y por ello, esta sociedad no es la única posible, sino sólo la impuesta y no necesariamente la mejor. Ningún cataclismo ni ninguna intervención divina ha reducido los recursos que poseíamos, tan sólo las maniobras comerciales sin escrúpulos han traido esta situación. Y para mantener estructuras y estatus de quién sabe qué poderes,  ahora se nos dice que debemos ser mansos y aceptar reducir nuestros derechos.

Foto del autor: No sólo reducimos nuestros derechos, disminuimos el potencial de su
futuro y les legamos una vida peor que la nuestra.... (Barcelona, 11/03/2012)


Mientras existen fortunas de miles de millones en manos de una sola persona, mientras se despilfarra en caprichos costosos del mandamás de turno, mientras el mercado del lujo crece año tras año y unos pocos centenares de caciques reciben salarios y compensaciones millonarios y de por vida, se nos hace creer que la única solución es cooperar para que la vida de las futuras generaciones sea peor que la nuestra. Que nuestras sociedades retrocedan mientras se celebran fiestas y recepciones, congresos y ferias, se reparten dividendos y los dirigentes ocupan cargos de por vida con futuro asegurado... aparece como la única solución, y el que no lo acepte así es que es un insolidario antisistema y una amenaza para el IBI, los mercados y la economía global.


"Cuando vinieron a por nosotros, no hicimos nada...."


No es demagogia, ya no lo es...


- Buscad en Google el mapa de la corrupción en España...

- Averiguad que es todo eso de obras faraónicas, -monumentos al ego de alguien-, como aeropuertos, vias ferreas, ciudades de la cultura y similares que hoy están paralizadas o en vías de cierre y abandono por valor de cientos y cientos de millones.

- Consultad los salarios y condiciones de políticos en activo, retirados y de expresidentes... y multiplicad por 18 administraciones.

- Ved donde están y qué cargos ostentan y su remuneración, personalidades que nunca destacaron en las funciones que se dice que desarrollan, y que ya tienen su vida solucionada y las de sus allegados.

- Intentad saber que resultados obtiene la banca cada ejercicio, mientras recibe miles de millones en concepto de ayudas. Ayudas que invierten para su propio beneficio, no para la reactivación económica que prometen. ¿Sabéis que parte del dinero dado por el gobierno, los bancos lo han invertido en comprar deuda pública?

Y así hasta cansaros.... Ya no entraremos en grandes empresas y multinacionales... Ni en monarquias, nobleza y clero... (¿siglo XXI?)

Ese deficit público culpable de todo, está valorado en 40.000.000.000 (cuarenta mil millones) de euros... pero lo que parece que no entendemos es que el culpable es el capital evadido, mas de 80.000.000.000 € (ochenta mil millones) o el valor de la economía sumergida, mas de 130.000.000.000 (ciento treinta mil millones) que no pagan impuestos.

Ni nos dicen que la politica fiscal (la de recudar impuestos a quien más tiene) permite que grandes capitales no estén tributando nada, que las empresas de gran capacidad se libren de pagar impuestos y que la mayor parte del control se realice sobre aquellos que tienen nómina, porqué son los más faciles de vigilar y de hacer pagar.

Pero no, no lo entiendo...

Mientras esto ocurre, nosotros no hacemos nada...

Yo no soy un perroflauta...
Yo no soy un sindicalista...
Yo no soy un parado...
Yo no soy un funcionario...
Yo no uso la sanidad....
Yo no voy ya a la escuela...
Yo no pierdo mi casa por el pago de la hipoteca...

Y no protesto... Es de tontos salir a la cale con banderitas, para un dia de descanso que tengo, no voy a ir a ese sitio.... Si son todos iguales y nadie va a hacer nada... Si todos chupan del bote... Si todos son así....

Fotos del autor: Nuestros miedos, nuestra pereza, ¿son origen de todo aquello
a lo que ellos pueden aspirar?


Y me adormezco con mis hobbys, mis aficiones y las tertulias de cadenas de televisión que rozan la legalidad... Hasta que vengan a por mí.. y no quede nadie...

Eso ya está pasando.

- Ya me pueden despedir si una enfermedad me retiene sin ir a trabajar, aunque esté justificada...

- Ya me pueden bajar el salario, no por pérdidas, sino por menos beneficios, sin importar que hay un contrato firmado y que este sea legal...

- Ya hemos recortado el derecho a la conciliación familiar...

- la empresa ya puede despedirnos sin intervención de la administración, mediante ERE, e irse al país de al lado, donde todo es más barato y me venderán su producto al mismo precio...

- Ya aumentan las listas de espera para quirófano, análisis y especialistas...

- Ya estamos apaleando otra vez estudiantes...

- Ya me pueden enviar a casa y hacerme venir los festivos que prefieran...

- ya puedo tener treinta años y estar en prácticas... sin cobrar.

¿De acuerdo conmigo y por necesidades justificadas?.... NO, por orden de.... y sino, el despido ya es más barato...

Seguir es absurdo... el retroceso es de décadas y no será facilmente recuperable, pues estas medidas aplicadas en nombre de la crisis no son revocables cuando la situación mejore, no... es a base de esta pérdida que el sistema espera aguantar otra decada o dos... Luego, ya se verá, pues a mayor necesidad, mas facilmente se nos manipulará.

"Cuando vinieron a por nosotros, no hicimos nada...."


Y cuando alguien decide hacer algo, ¿que pasa? Pués que hasta que me toque a mí, que se muevan otros... Repetimos los errores, repetimos la historia... Ahora no nos mandan dictadores, nos mandan los mercados y en vez de fascismo, hablamos de neolibaralismo... que significa, libremente traducido, "el que más pueda, que se imponga y mande qué hay que hacer, sin remordimiento ni concesiones, pues no hay mayor gloria que la riqueza indecente de quién sin necesitar, acumula y dice que los demás, si no son tan capaces, que lo sufran.

Salimos a la calle, decimos "NO" y miramos... Estamos casi solos.

Y van los apoltronados de nuestros dirigentes sindicalistas, o de la oposición, los que cuando no aprietan las circunstancias se limitan a vegetar y dicen que es todo un éxito que 400.000 personas, frente a todo lo dicho, hayan decidido presentarse para decir que no quieren esto como solución. Y tras un día de protesta, tan sólo unas horas y un discurso, a esperar... Tan sólo unos cuantos movimientos, sin medios, organizan actos para dias posteriores, protestas, propuestas...

Ya sé que a la mayoría hoy, les parece que lo de las banderitas y los eslogans gritados es "teatrillo y hacen el tonto". Puedo hasta aceptarlo, si alguien propone algo mejor, pues hasta ahora, sólo con eso cuento.

Y la mayoría dicen: eso no sirve para nada... Tienen razón, 400.000 personas no sirven de nada... Los sindicatos evaluan sus fuerzas, el gobierno calcula las repercusiones y como son aceptables, nos ignoran... Mientras, millones de personas afectadas se quejan en los bares, plazas y tertulias y no acuden, porque no vale de nada...

No somos conscientes de que las cosas sí pueden variar, pero se necesita alcanzar la fuerza necesaria, se necesita preocupar bastante al que toma decisiones, se necesita que la sensación de que "así no" se cuele por las rendijas de las ventanas, día tras día... Imperios mayores cayeron, no sé porque pensamos que esto es así y nada lo cambiará.

Apliquémonos los versos que al principio leímos... Si somos suficientes, si se nos oirá... Si en la calle no somos 400.000, sino millones, el que evalua las consecuencias sentirá la preocupación de que lo que tiene entre manos, es peligroso, es serio...

De entrada, un gobierno con millones de personas en la calle, (no sólo unos miles), con millones de firmas recogidas, sabe que su legislatura será la última y eso le hará replantarse las medidas, porque el poder tiende a querer perpetuarse...

Con millones de personas manifestándose, pacificamente, no hay porras suficientes para apalear estudiantes o desalojar plazas... Sólo intervendrán cuando sea estrictamente necesario...

Esos ególatras que nos hablan convencidos de numeros y teorias, que entienden que el sufrimiento se evalua en porcentajes y plazos, tendrán que buscar nuevas razones, si todos decimos que no, que así no, y que por su cargo, nos deben el efuerzo de hallar otra fórmula...

La manifestación no es el cántico, no son las banderitas... la manifestación es la presencia, es el mandato, pués todas las leyes dicen que los poderes están al servicio del pueblo, y eso lo olvidamos tan facilmente que no se entiende.

Foto del autor: de lo que nosotros decidamos hacer, seremos responsables,
y es mejor intentarlo que someterse. Somos el mandato, no el sacrificio.


Debemos hacer valer lo conseguido, pues es nuestro. Más que la riqueza superflua, más que el lujo esperpéntico del derroche, por encima de la futilidad de actos y monumentos, está el derecho a una vida digna, no tan sólo suficiente. 

Martín Niemöller conoció unas circunstancias que reflejó en su poema, diciendo que lo que pasó es culpa de todos y de cada uno de los que no hicieron nada por evitarlo. La opinión sin el esfuerzo es tan sólo rumor, no derecho.

Si en estas sociedades "modernas" se permite la vejación de los avances conseguidos tan sólo porque no "nos apetece" y "porque no creemos que...", es que estamos de acuerdo con lo que nos imponen, y entonces, por vergüenza, lo que no gritéis en las calles, calladlo en las tertulias.

No le juguéis el juego a nadie, no se habla de siglas ni de partidismos, se necesita tu presencia en los actos para que el que cuenta se atemorice de qué y cómo está tratando a tantas personas. Lo que nos han demostrado es que tan sólo el voto cada cuatro años, no sirve. Lo que ya tenemos claro es que lo que prometen, no tiene valor, luego hacen lo que dictan las necesidades de otros.

Ya acabo, este tostón ya no me gusta ni a mí, pués es imposible ocupar vuestro tiempo sin aburriros de lo que ya sabéis y sois conscientes... Son otros los que deberían repasar sus ideales y comportamientos. Resta decir que no todos los políticos son el demonio, que no todos los empresarios son unos abusadores y que entre los sindicatos y movimientos contrarios no todo es oro y entrega... Lo bueno y lo malo en el ser humano se mezcla... De lo que se trata es de que el poder no lo tenga sólo uno, de que quién se imponga no sea el que ya tiene la vara y de que no prime un sistema donde la masas sean productoras de bienes y servicios a cambio de su manutención.

Si resulta que aceptamos sin protesta estas soluciones, quizás es que en el fondo hemos asumido que las "clases" existen y que nosotros somos los inferiores... Sí que existen, pero porque no sabemos solucionarlo, no porque sean nadie superior. Y nunca debemos aceptarlo.

Empresa, país, sociedad tienen una acepción diferente a la que entendemos y nos repiten... Deben y pueden ser el esfuerzo común para obtener un objetivo: vivir lo mejor posible, todos.

La Sociedad Equivocada no lo es en todo ni lo es siempre, lo es cuando pierde el camino del bien común sin atreverse a nuevas formas de gestionar el mundo que habitamos. Recordad que en "el sistema" nada nos viene hecho, que todo lo creamos nosotros y es artificial y por lo tanto, no es una verdad única y absoluta. Puede cambiarse, puede mejorarse y lo un dia lo hará, quizás tarde, quizás no por las buenas, pero las personas tienen derecho a un tipo de vida y no a cualquier imposición de quién vive mejor que el resto.

Mil perdones, feliz noche.

Jordi F.





4 comentarios:

  1. Hoy este poema de Martín Niemöller, atribuido casi siempre a Bertolt Brecht tiene tanta vigencia
    como cuando fue escrito, la indiferencia está permitiendo que nos gobiernen los de las tijeras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Viviana:

      Muchas gracias por asomarte a este rincón y más por dejar aquí tu comentario.

      Efectivamente, una conciencia social fuerte sería una buena herramienta para hacer más equitativa la situación.

      Un saludo y de nuevo, gracias.

      Jordi F.

      Eliminar
  2. Saludos y muy buena la reseña!

    Abrazo fraternal desde Argentina.

    Hernan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hernan:

      Gracias por tu comentario y por haberte asomado al blog. Un verdadero placer tu visita desde ese gran país que me gustaría conocer.

      Un saludo bien cordial.

      Jordi F.

      Eliminar